Datos curiosos

BILLETE DE IDA Y VUELTA A MADRID

Entre los expositores que albergan la colección, hay un mueble giratorio y con luz de la marca ZIPPO. Para mi es una auténtica joya. Su historia es singular, pues procede de un anuncio en Internet en el que con motivo del cierre de un estanco en Madrid, estaba a la venta por sólo 50 euros. La condición era que había que ir a recogerlo personalmente de lunes a viernes y antes de 15 días. Dicho y hecho, por suerte y aprovechando que el día 9 de Octubre era festivo en la Comunidad Valenciana pero laboral en la Comunidad de Madrid, mi hijo Jorge y yo nos desplazamos hasta allí para su recogida. Fuimos lo pagamos, cargamos en el coche, comimos y de regreso a casa con nuestro expositor.

Foto: Expositor ZIPPO giratorio y con luz.

 

TÍTULO DEL CUADRO: AUTOPSIA DE UN MECHERO

En 2009 con motivo de mi 53 cumpleaños, mi nuera Tania me regaló un maravilloso cuadro-vitrina que contenía un mechero totalmente diseccionado y en el que se mostraban todas sus diferentes partes: cuerpo, rueda, piedra, pulsador, válvula y muelle. Este detallado y minucioso trabajo es obra del artista «Edu» (mi consuegro y padre de Tania).

Es un orgullo poder tener colgado en la pared de mi colección este cuadro-vitrina, al que le he dado el nombre de «autopsia de un mechero».

Foto: Todas las partes que componen un mechero.

 

NOCHE EN DISCOTECA «PIRÁMIDE» Y AVALANCHA DE MECHEROS

Un sábado de hace algunos años, mi hijo Jorge recién cumplida su mayoría de edad, se desplazó hasta «Villa Mechero»con un grupo de amigos. Fueron a pasar un fin de semana de fiesta sin la compañía de los padres. Una vez allí mi hijo les comentó a todos los amigos que en el garaje se encontraba la colección de mecheros de su padre. Les advirtió de lo importante que era para mi y lo mucho que me la estimaba. Por tanto si querían verla, que fueran con cuidado y sobre todo que no tocaran los mecheros, pues estaban metódicamente colocados y ordenados. Así lo hicieron y les gustó muchísimo.

Más tarde por la noche después de cenar, todos juntos se fueron a «PIRÁMIDE» famosa discoteca de aquella época.

Al finalizar la fiesta, alrededor de las 5 de la madrugada, de regreso a «Villa Mechero», uno de los amigos tuvo la ocurrencia de entrar en el garaje para volver a ver la colección. Pero abrió con tal fuerza la puerta de acceso, que la misma impactó violentamente contra las estanterías donde estaban colocados los mecheros. Acto seguido se desencadenó una verdadera avalancha, cayendo al suelo gran cantidad de mecheros.

Recordando el aviso que mi hijo les había hecho al respecto de la colección, todas las miradas se dirigieron hacia el causante. A continuación todos se fueron a dormir a excepción del «culpable» que asumiendo su error se dispuso a arreglar el estropicio. Al día siguiente era mediodía cuando se levantaron y bajaron al garaje. Allí se encontraba todavía el amigo terminando de colocar los mecheros en su sitio. Por fin acabó con su tarea y todos tras el fin de semana volvieron a casa.

A la semana siguiente me desplacé a «Villa Mechero» para como tantas veces hacer algunos trabajos en la colección. Repasando y mirando una y otra vez los mecheros, noté que algunos de ellos no estaban colocados exactamente como yo lo hacía. De vuelta a casa le comenté a mi hijo tal circunstancia, y me confesó todo lo que había ocurrido.

Viendo el esfuerzo de su amigo, consideré que ya había pagado por su desliz con una noche sin dormir. Todo quedó en una anécdota, pues si os digo la verdad los mecheros que cayeron fueron restituidos a su sitio en perfecto orden y allí continúan.

Episodios como este y otros parecidos… son claramente cosas de juventud. 

 

CARTA A LOS REYES MAGOS

En 2011 mi cuñada Tere, escribió una carta a los Reyes, pidiéndoles para mi un regalo muy especial en forma de encendedor.

Así fue como me trajeron los reyes un mechero que reproducía fielmente una caña  de pescar con sus correspondientes aparejos: carrete, hilo e incluso un caballito de mar colgando del anzuelo.

¡Era un regalo realmente diferente! Así que para ser colocado en la colección se merecía también algo especial. Me puse a pensar y de pronto se me ocurrió: Iba a pintar en la pared, un paisaje dentro del cual se encuadraría el mechero. Así lo hice, dibuje un muelle de pesca con un noray, al fondo un faro, abajo el mar y en el horizonte un grupo de gaviotas, nubes y el sol.

¡Quedó perfecto!… la caña de pescar está apoyada en el muelle y del agua sale la pieza cobrada. Para mi es una verdadera maravilla.

Foto: Curioso mechero con forma de caña  de pescar.

 

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

Muchas de las personas que visitan la colección al ver colgado de la pared junto a los mecheros un cinturón, me preguntan por su significado.

Entonces les digo: fijaros bien porque «las apariencias engañan». Observad la hebilla del cinturón. Al mirarla con detalle se dan cuenta de que tiene un mechero zippo incorporado a la misma. Se puede coger para su uso como encendedor y volver a colocar en su sitio como adorno. Por tanto es un cinturón pero también un mechero, esta última condición es el motivo por el que está expuesto en la colección.

Este curioso y diferente encendedor fue un regalo que hace algunos años me hicieron mis hijos Rafa y Jorge.

Foto: Cinturón cuya hebilla es un mechero.

 

¡ NO HAY DOS IGUALES !

En el año 2005 nos juntamos varios matrimonios para hacer una barbacoa en «Villa Mechero». Estando allí reunidos, aproveché la ocasión para mostrarles la colección de mecheros, que dicho sea de paso fue un verdadero éxito, pues les encanto.

Entre los muchos comentarios que se hicieron acerca de la colección, surgió uno respecto de si había o no algún mechero repetido. Yo debido a mi experiencia a la hora de clasificarlos y colocarlos, estaba convencido de que no encontrarían ninguno duplicado, y así se lo hice saber al grupo.

Pero no quedo ahí la cosa, pues a continuación nos dispusimos a preparar la barbacoa, todos a excepción de un amigo incrédulo con mi afirmación, que se quedo buscando un mechero repetido. Pasaron alrededor de 2 horas, y en el momento que íbamos a sentarnos para comer, apareció sonriente el incrédulo  amigo y dirigiéndose a mi, dijo: Rafa, he encontrado un mechero que esta repetido. Bueno pues…vamos a verlo, le respondí. Entonces todos juntos fuimos a comprobarlo. Al llegar al sitio, me señalo 2 mecheros de la misma marca y modelo, también del mismo color e incluso tenían la misma publicidad. Conocedor de tal circunstancia y sin inmutarme lo mas mínimo, les dije a todos los presentes que efectivamente eran iguales, pero sólo en apariencia, pues si se fijaban detenidamente, verían el motivo por el cual  estaban ambos incluidos en la colección. Miraron un buen rato los 2 mecheros, y al final me dijeron: que sí Rafa, que están repetidos, reconócelo. Entonces les dije que si  reparaban en el número de teléfono se percatarían de que eran distintos en cada mechero, pues al parecer la empresa publicitada había cambiado el nº de teléfono, por lo que en ningún caso podían considerarse repetidos. Sonó una carcajada general, un murmullo y una frase al unísono : Rafa, eres la «leche».

Dicho esto y una vez demostrado que en la colección «no hay dos iguales», nos pusimos a comer y pasamos una muy agradable jornada.

Si queréis ver estos dos mecheros, no tenéis más que hacer una «consulta» aquí en la web. Son los números 17870 y 17871.

 

SENSACIONES

Mi afición la mayoría de las veces se escapa de la comprensión de las personas, que no entienden la gran cantidad de horas que he dedicado a la colección. La inversión de tiempo que he realizado en ella, reconozco que ha sido descomunal, pero siempre lo he hecho feliz y contento. Por ese motivo cuando contemplo la colección, la satisfacción que siento es enorme.

El tamaño de la colección importa, pero yo le doy prioridad a la forma de catalogar los mecheros y de tenerlos expuestos para el entusiasmo mio y el de mis visitas.

«Un buen coleccionista anhela lo que no tiene, pero sobre todo disfruta de lo que ha conseguido»

 

¡ VIVA SEGOVIA !

En enero del  año 2020 mi esposa y  yo programamos y contratamos para el mes de junio un viaje de placer a Segovia. Poco tiempo después de hacer las reservas, se declaró la tristemente famosa pandemia de COVID-19. Por motivos obvios y en espera de que mejorara la situación sanitaria, optamos por retrasar el viaje para septiembre del año siguiente.

Mientras tanto en diciembre de 2020 se puso en contacto conmigo a través de whatsapp una persona que había visto mi página web (Villamecheros) en internet. Me comentó que le había parecido impresionante mi colección, y que el tenía una empresa de regalos publicitarios, habiendo visto en la colección algunos trabajos suyos de más de 30 años de antigüedad. Me indicó que estaba dispuesto a contribuir a la colección con la donación de algunos ejemplares de mecheros. Le comenté la circunstancia de que casualmente tenía previsto en el futuro viajar a su ciudad, pues la empresa en cuestión tenía su sede en Segovia, así que quedamos que cuando fuera por allí los recogería yo mismo.

Pasó el tiempo y por fin pude realizar el esperado viaje a Segovia. Por whatsapp  acordamos en vernos personalmente en las instalaciones de su empresa, así que en la tarde del dia 14 de septiembre 2021 allí me presente. Fuimos recibidos y atendidos por José Antonio Sanz y su hijo Carlos (propietarios de la empresa) que ejercieron de perfectos anfitriones. Nos contaron la historia de su empresa y nos mostraron algunos de los trabajos publicitarios que realizan.

Más tarde y antes de despedirnos me entregaron entre otros detalles una importante cantidad de mecheros para mi colección. Yo por mi parte como muestra de agradecimiento les obsequié  con dos botellas de «licor Carmelitano» bebida típica de mi tierra Castellón.

Cuando nos despedimos quedamos en seguir en contacto para futuras aportaciones a la colección.

La visita fue maravillosa, la atención por parte de José Antonio y Carlos fue exquisita y los mecheros recibidos un verdadero tesoro.

Por ese motivo  a partir de ahora en la bonita ciudad de Segovia  además del Acueducto, la Catedral y El Alcázar, hay otro lugar igual de importante para mi: Promociones Comerciales JAS Ctra. Soria Avda. del Sotillo nº 2 –40196 LA LASTRILLA (Segovia)

Foto: Ejemplares regalo de Promociones Comerciales JAS, recogidos en Segovia  que han pasado a formar parte de la colección.

Foto: En la imagen de izquierda a derecha Carlos Sanz, un servidor con los mecheros y José Antonio Sanz.

 

SENTIMIENTOS … «mamá MARUJA»

De entre los miles de mecheros que tengo hay algunos muy apreciados. Pero HAY UNO QUE DESTACA sobre los demás  POR SU VALOR SENTIMENTAL.

Se trata de UN MECHERO metálico verde QUE ME DIO  MI MADRE el mismo día que falleció. Ella lo llevaba en el bolso y me lo entrego cuando la ingresaron por motivos de salud en el Hospital General de Castellón.

Foto:  Este mechero  ocupa un lugar especial en mi corazón. Está siempre sobre mi escritorio haciéndome compañía.